skt-t1-season-3-lol-world-champs

Los e-sports, el deporte del nuevo milenio

League-of-Legends-World-Championship-Expected-to-Sell-Out-Entire-Stadium-457273-2
El estadio donde se jugo la final del LoL World Championship 2016, los equipos protagonistas fueron SKT T1 y Koo Tigers 2 equipos koreanos.

El éxito de los ciberdeportes, como todo en la vida, se mide por el interés que generan en el público. Estudios recientes indican que alrededor del 17 % de la población mundial crea o consume contenidos relacionados con las competiciones digitales de videojuegos como FIFA (fútbol) o League of Legends (batallas por equipos online).

Los grandes eventos destinan grandes sumas en premios –un equipo chino ganó cuatro millones de euros en 2014– y congregan a miles de personas en estadios de fútbol, canchas de baloncesto o ferias internacionales. Cientos de fieles siguen a sus ciberídolos en sus apariciones públicas, independientemente del lugar en que se organicen, como si de un Fernando Alonso o un Rafa Nadal se tratasen.

La producción de los contenidos es de máximo nivel y se realiza en estudios de televisión desde donde presentadores, comentaristas y analistas reclutan, a su vez, cientos de miles de fans.

“Los indicadores económicos sugieren que los e­Sports figurarán entre los tres deportes con más seguidores y practicantes del planeta. Su capacidad de generar negocio podrá equipararse a la de otras industrias, como las del fútbol o el entretenimiento”, pronostica Sebastián Radu, director ejecutivo de Turtle Entertainment, una de las principales empresas organizadoras de estos eventos.

Como comenta este experto, España es uno de los máximos exponentes del fenómeno a nivel europeo, solo por detrás de Alemania, Francia o Polonia. Ya hay una base de quince millones de gamers, y los eventos organizados en las ciudades reúnen multitudes cada vez con más facilidad.

Plataformas de distribución como Twitch –adquirida el año pasado por Amazon, que desembolsó mil millones de dólares– o YouTube cosechan audiencias millonarias en nuestro país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *